• Si el mundo es hermoso y merece la pena para vivir en el, arreglemos el nuestro en vez de buscar otros dónde irnos.
  • En Burkinasara Canarias llegamos hasta el origen y nos remangamos la camisa para empezar a trabajar sobre el terreno, a ayudar con el ejemplo.
  • Respetamos el entorno, las costumbres, las creencias, porque no tocamos la esencia, sino la fibra desde el interior. A veces una mirada nos dice más de lo que los idiomas pueden.